Piometra en Gatas

¿Qué es una piometra y cómo se presenta?piometra_en_gatas

En términos sencillos, una piometra es una infección del útero. Una piometra es una condición seria que debería tratarse rápida y agresivamente.

Una piometra es una infección secundaria que ocurre debido a unos cambios hormonales que se producen en el sistema reproductor de la hembra. Después del estro o "celo", los niveles de progesterona permanecerán elevados durante varias semanas, haciendo que el útero esté más engrosado para prepararse ante un posible parto. Si la gestación no se produce después de varios ciclos estrales, el útero continuará aumentando su grosor hasta que se formen quistes en el útero. Esta condición recibe el nombre de hiperplasia endometrial quística. Este útero engrosado y quístico secretará unos fluidos que crearán un ambiente perfecto para que crezcan las bacterias. Además, los niveles altos de progesterona inhiben la capacidad de la pared de los músculos para contraerse y eliminar los fluidos y las bacterias. Otro factor que contribuye es el hecho de que durante el estro, los glóbulos blancos, que protegen de forma habitual contra la infección, no pueden entrar en el útero. Esto se produce para que cuando el esperma entre en el útero no se dañe o destruya por la acción de los glóbulos blancos. Es la combinación de estos factores lo que permitirán que aparezca  la infección.

 

¿Qué otras circunstancias pueden provocar cambios en el útero?

El uso de fármacos progestágenos pueden inducir cambios en la matriz similar a los que produce el ciclo estral. Además, los fármacos basados en estrógenos o los estrógenos sintéticos incrementarán el efecto de la progesterona en el útero. Existen ciertos medicamentos que combinan estrógenos y progestágenos para tratar ciertas condiciones del sistema reproductivo. Cualquiera hembra sin esterilizar que reciba hormonas deberá ser monitorizada para controlar el desarrollo de una piometra.

 

¿Cómo entran las bacterias al útero?

El cérvix es la entrada del útero. El cérvix se mantiene fuertemente cerrado excepto durante el estro, cuando se relaja y permite que el esperma entre dentro del útero. Si el cérvix está abierto o relajado, las bacterias que se encuentran de forma habitual en la vagina pueden entrar al útero fácilmente. Si el útero es normal, el ambiente que las bacterias encontraran será adverso y no sobrevivirán. Sin embargo, cuando las paredes del útero se engrosan o enquistan, las bacterias encontraran el ambiente perfecto para crecer. Además, los músculos del útero no pueden contraerse adecuadamente debido al grosor del útero y a la acción de la hormona progesterona, y las bacterias que entran no podrán eliminarse.

 

¿Cuándo aparecen las piometras?

Una piometra puede aparecer en cualquier hembra no esterilizada, tanto jóvenes como de mediana edad, aunque es más común en gatas viejas. Después de muchos años con un ciclo estral sin gestación, la pared uterina se engrosa y puede aparecer la enfermedad. La piometra generalmente aparece entre dos y ocho semanas después del último estro o "celo".

 

¿Cuáles son los signos clínicos de una piometra?

Los signos clínicos dependen de si el cérvix está abierto o no. Si está abierto, veremos que drena pus desde la vagina hacia el exterior. Podemos identificar la secreción en la piel o el pelo alrededor de la vulva, debajo de la cola o en la cama o sofá donde la gata descansa. En algunos casos, debido a que los gatos se limpian mucho, pueden limpiarse la secreción hasta que sea vista. Con una piometra abierta, pueden o no presentarse otros signos como fiebre,  letargia, anorexia y depresión.

Si el cérvix está cerrado, el pus que se forma en el útero no puede salir al exterior. Este se acumula en el interior, causando distensión del abdomen. Las bacterias liberan toxinas que pueden pasar a la circulación sanguínea. Los gatos con piometras cerradas pueden enfermarse muy rápidamente. Además pueden presentarse vómitos y diarreas.

¿Cómo se diagnostica una piometra?

En las primeras fases de la enfermedad, las gatas pueden presentarse con una descarga vaginal leve sin otros signos de enfermedad. Sin embargo, ya cuando acuden a la consulta muchas gatas con piometra están en una fase de la enfermedad avanzada. Cualquier gata que beba más de lo normal y que no esté esterilizada, es sospechosa de tener una piometra. Especialmente si además presentan secreción vaginal o distensión y dolor abdominal.

Las gatas con piometra generalmente presentan una elevación de los glóbulos blancos en el hemograma y pueden presentar también elevación de las globulinas, un tipo de proteínas del sistema inmunitario. La densidad de orina (concentración) suele ser muy baja debido a los efectos tóxicos de la bacteria sobre el riñón. Sin embargo, estos cambios no son específicos, y no tienen porqué presentarse en todas las gatas con piometra.

Si el cérvix está cerrado, a veces puede observarse un útero aumentado de tamaño en las radiografías abdominales. Si el cérvix está abierto, el útero no estará tan dilatado y será más difícil identificarlo con radiografías. Un examen con ecógrafo del abdomen será definitivo para identificar un útero aumentado de tamaño y para diferenciarlo de una gestación.

 

¿Cómo se trata una piometra?

El tratamiento de elección es la escisión quirúrgica del útero y los ovarios ("ovariohisterectomia" o "esterilización"). Las gatas que se diagnostican precozmente son perfectas candidatas para la cirugía. En estos casos, la cirugía de la piometra no suele ser mucho más complicada que una esterilización rutinaria. Sin embargo, la mayoría de gatas se diagnostican cuando están muy enfermas, y en estos casos el tratamiento quirúrgico es más complicado y el período de hospitalización suele alargarse. Generalmente se administran antibióticos durante dos semanas después de la cirugía.

 

Me gustaría hacer criar a mi gata en el futuro. ¿Hay alguna alternativa a la cirugía?

En la gran mayoría de casos, nosotros recomendamos la cirugía para tratar la piometra. Aunque hay un tratamiento médico para la piometra, el porcentaje de éxito es muy variable además de tener riesgos y complicaciones a largo plazo. Las prostaglandinas son un grupo de hormonas que hacen disminuir el nivel de progesterona en la sangre, relajan y abren el cérvix y hacen que el útero se contraiga y expulse así las bacterias y el pus. Pueden usarse para tratar una piometra, pero no funcionan siempre y tienen una serie de limitaciones:

  1. Causan efectos secundarios incluyendo letargia, jadeo, vómitos, defecación, salivación y dolor abdominal. Estos efectos secundarios aparecen a los 15 minutos después de la administración y pueden durar unas cuantas horas. Estos efectos secundarios van a ser menos intensos en los siguientes tratamientos. Podemos disminuir el dolor que sienta la gata haciéndola moverse o distrayéndola durante los siguientes 30 minutos después de la inyección.
  2. No se producirá una mejoría clínica hasta las 48 horas siguientes, de manera que las gatas que están muy enfermas y necesitan tratamiento inmediato no serán unas buenas candidatas para este tratamiento.
  3. Debido a que las prostaglandinas provocan contracción del útero, existe la posibilidad potencial que el útero se rompa y vierta su contenido en la cavidad abdominal provocando una peritonitis, que es una situación muy grave. Esto es más probable si el cérvix está cerrado.

Algunas de las estadísticas que usted debería conocer sobre el tratamiento no-quirúrgico de la piometra es:

  1. El porcentaje de éxito para el tratamiento de una piometra abierta es de un 75-90% en casos no complicados.
  2. El porcentaje de éxito para el tratamiento de una piometra cerrada es solamente de un 25-40%.
  3. Las probabilidades de que la gata pueda quedar embarazada en el futuro disminuyen entre un 50-75%.

 

¿Que ocurriría si no trato a mi gata?

Las probabilidades de recuperase sin tratamiento médico o quirúrgico son muy, muy bajas. Si el tratamiento no se aplica rápidamente, los efectos tóxicos de las bacterias podrían ser fatales. Si el cérvix está cerrado, existe el riesgo de que el útero acabe rompíéndose, vertiendo su contenido a la cavidad abdominal. Esto puede ser fatal. Una piometra es una enfermedad muy grave que requiere tratamiento rápido.

This client information sheet is based on material written by: Ernest Ward, DVM

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.



Grooming Services

We are excited to once again offer Grooming Services!
Click to learn more.






Read more




Pet Health Library

Bridgton Veterinary Hospital is pleased is to provide a library of professionally written articles updated by practice experts and reviewed by practitioners to bring you the most up-to-date, trustworthy pet health information. Please feel free to browse.


Browse Library




Get To Know Us

Bridgton Veterinary Hospital is full-service, small animal veterinary hospital providing comprehensive medical, surgical and dental care. We provide a broad spectrum of diagnostic procedures through in-house testing and the use of external laboratories.


Read More